Coaching con EMDR

metáfora de la mariposa como proceso de transformación y cambio del coaching

fuente

Cuando tenía ocho años, en el colegio y en una obra de teatro, interprete el papel de una oruga que se convierte en mariposa. Este proceso de la naturaleza es una maravillosa metamorfosis, similar a la que se produce cuando una persona pasa por un proceso de Coaching. El Coaching actúa como la crisálida que hace la transición entre el estado de larva y el estado de adulto.

¿Qué es el coaching?

Entiendo el coaching como un proceso planificado e individualizado de aprendizaje y cambio. Consiste en desaprender para aprender y supone el desarrollo de la identidad, creencias, habilidades y comportamientos.

El EMDR es una herramienta muy útil que ayuda y facilita el proceso de transformación y desarrollo que ocurre con el coaching.

¿Qué es el EMDR y como ayuda al proceso de cambio?

emdr

El EMDR es una técnica basada en el funcionamiento cerebral y en el modo en el que procesa información y emociones.

Se utiliza en el Coaching para mejorar la capacidad  y el rendimiento de ejecutivos, deportistas, músicos, artistas  o profesionales.

La técnica toma el nombre de sus siglas en inglés (Eye, Movement, Desesitization and Reprocessing), que significan desensibilización y reprocesamiento de información por medio de movimientos oculares. Inicialmente la técnica se creó en los años 80 por Francine Shapiro, como una herramienta para reducir el estrés postraumático. La referencia a los ojos se basa en que el cliente debía seguir con los ojos y sin mover la cabeza el movimiento lateral de los dedos del terapeuta.

A lo largo de todos estos años de aplicación, crecen sus aplicaciones desde los enfoques del movimiento del potencial humano, la psicología positiva y del deporte, para mejorar el rendimiento de las personas.

¿Dónde y cómo actúa el EMDR?

Actúa en los tres niveles de: pensamiento, emociones y sensaciones físicas y activa el hemisferio izquierdo y derecho del cerebro. Trabaja con los tres cerebros, responsables de los procesos cognitivos, las emociones y los automatismos o el dominio del cuerpo.

tres cerebros

A través de la estimulación de los 2 hemisferios mediante movimientos oculares, tapping o estímulos auditivos, el EMDR permite instalar capacidades  y recursos positivos en las redes neuronales y permite visualizar la resolución eficaz del reto, rendimiento o situación.

hemisferios

La técnica involucra la neurofisiología cerebral y el flujo de neurotransmisores entre el cuerpo calloso que une los dos hemisferios cerebrales y la amígdala, ubicada en el sistema límbico del cerebro, donde residen las emociones.

Su empleo permite segregar los neurotransmisores de serotonina y dopamina, sustancias químicas en el cerebro que transportan mensajes de unas neuronas a otras, las cuáles envían información.  La dopamina y la serotonina juegan un papel clave en las emociones, percepciones sensoriales, movimientos, estados de ánimo, motivación y placer.

Además de segregar neurotransmisores muy útiles, la aplicación del EMDR al coaching consigue: Reestructurar la información y cambiar la perspectiva o la forma de ver e interpretar las situaciones y  lo que sucede a nuestro alrededor.

¿Para qué se emplea el EMDR?

Para ayudar al cliente a:

  • Enfrentar con éxito situaciones estresantes (pruebas, entrevistas, decisiones, exámenes, …)
  • Superar miedos (volar, conducir, hablar público…)
  • Reducir el nivel de estrés y ansiedad
  • Incrementar la creatividad y el rendimiento
  • Mejorar el bienestar
  • Reestructurar las creencias y aprender nuevas pautas de conducta
  • Desarrollar el talento

El EMDR es una técnica que cambia el cerebro para conseguir el éxito profesional y personal

cabeza

En el EMDR, es el cerebro del cliente quien hace el proceso de cambio, de la misma forma que en el coaching, el éxito del desarrollo es del propio cliente.

La metáfora de la mariposa nos ayuda a entender el proceso de transformación, no exento de trabajo y dolor, que al igual que el coaching produce una metamorfosis de crecimiento y  aprendizaje.

Y finalmente, como dice Eduardo Galeano, Escritor Uruguayo

Al fin y al cabo somos los que hacemos para cambiar lo que somos”.

mano mariposa